En su alianza para poner vehículos altamente automatizados y sin conductor en las calles de las ciudades, Bosch y Daimler han precisado la potencia de cálculo necesaria para su sistema. Ambas compañías han firmado un acuerdo con la empresa informática estadounidense Nvidia como proveedor de la plataforma de inteligencia artificial (IA) que necesitan.

Según este contrato, Nvidia proporcionará su plataforma ‘Drive Pegasus' accionada por procesadores automotrices de IA de alto rendimiento, junto con un software de sistema que procesará los algoritmos de conducción de vehículos generados por Bosch y Daimler, utilizando métodos de aprendizaje automático. Como resultado, la red de ECUs (unidades de control electrónico) alcanzará una capacidad de computación de cientos de trillones de operaciones por segundo. Esto es similar al rendimiento suministrado por, al menos, seis estaciones de trabajo informáticas sincronizadas y altamente avanzadas.

Esta red ECU maneja toda la información reunida y transmitida por diferentes sensores de radar, vídeo, lidar y ultrasonidos. Un único sensor de vídeo, como la cámara de vídeo estéreo de Bosch, genera 100 gigabytes de datos en sólo un kilómetro. La red ECU combina datos procedentes de todos los sensores de entorno en un proceso llamado fusión de sensores. En fracciones de segundo, evalúa esta información y planifica la trayectoria del vehículo. Esto lo hace tan rápido como la sensación del tacto, que necesita entre 20 y 500 milisegundos para llegar al cerebro humano. Para lograr la máxima seguridad, las operaciones informáticas necesarias se realizan mediante una serie de circuitos en paralelo.

La alta capacidad de cálculo y la gran cantidad de operaciones que se realizarán suponen que la red ECU debe enfriarse. Bosch y Daimler han desarrollado un concepto eficiente basado en refrigeración líquida. En este sistema, Mercedes-Benz tiene la intención de implementar vehículos eléctricos, que cuentan con un sistema de refrigeración a bordo, por lo que los ingenieros pueden aprovechar al máximo esta tecnología heredada mediante la integración de la red ECU al circuito de refrigeración avanzado de las celdas de batería.