Este 2020 atípico también va a tener una Operación Retorno atípica en las carreteras españolas. La Dirección General de Tráfico (DGT) espera un menor número de desplazamientos debido al Covid-19 y gracias a una vuelta más escalonada de lo normal. Pese a ello, ha puesto en marcha un dispositivo de vigilancia para evitar accidentes que incluye 1.324 puntos de control de velocidad, 216 cámaras de control de teléfono móvil, 11 drones y 15 furgonetas camufladas.

El coronavirus ha cambiado las pautas de comportamiento habituales de la inmensa mayoría de los españoles y, por desgracia, esto ha incluido también una alarmante falta de mantenimiento en los vehículos, que en muchos casos han estado varios meses con poco o nada de movimiento.

En la línea con todo el histórico de años del Barómetro de Averías del Race, se prevé que en esta Operación Retorno las baterías vuelvan a ocupar el primer puesto en cuanto a necesidades de asistencia, por delante de los problemas con los neumáticos y los derivados del motor. Entre ellos, los problemas con los neumáticos se pueden ver agravados por la falta de inversión en infraestructuras. Sin embargo, también hay otros factores que pueden resultar nefastos y que dependen en mayor medida de cómo se prepare el desplazamiento.

De cara a la Operación Retorno, pero también durante todo el periodo estival, el Race ha compartido estudios y recomendaciones sobre algunas conductas que deben ser revisadas para una mejora de la seguridad vial. Entre ellos, que medio millón de personas conducen con un calzado inadecuado, que un 12% de aquellos que viajan con animales los llevan sin un sistema de retención específico, que por culpa del Covid-19 se realizan menos desplazamientos, pero con más kilómetros y menos paradas, los peligros ante el posible atropello de un animal con el vídeo de un animal, que en esta situación han aparecido en lugares donde no son habituales y que incluye el vídeo de un crash test, o la campaña “Da la cara por la seguridad vial”, en la que se pretende concienciar a la sociedad a través de ‘emojis’.