A través de su Comisión de Trabajo de Acceso a la Información Técnica, la Confederación Española de Talleres (Cetraa) ha presentado un informe interno en el que se recogen las acciones que los talleres deben emprender para afrontar las dificultades con las que se encuentran a la hora de acceder a la información técnica de los vehículos.

La Comisión, liderada por BAT (Cetraa Vizcaya), plantea un conjunto de posibles medidas que los profesionales de la reparación deberían adoptar para sortear las dificultades a las que se enfrentan en esta materia. Así, se alerta de que, si bien se ha estimado que la supervivencia de los talleres multimarca puede verse en peligro en 2020, éstos no pueden esperar hasta esa fecha para actualizarse.

Además, considera que el taller no es el único al que debe trasladarse la información y abre dos frentes más: la Administración Pública, responsable de velar por la libre competencia y por el cumplimiento de las normativas; y los usuarios, que deben conocer sus derechos de elección y protección de datos personales referentes a la información, que enviará su vehículo vía satélite si quieren que sean respetados.

“Las grandes novedades que van a presentar los vehículos en los próximos años implicarán notables cambios en la metodología de trabajo del taller”, aseguran desde la patronal, sobre todo, en el caso de los más pequeños. Estos pueden desembocar en la especialización entre los diversos sistemas que ofrecen los automóviles (gasolina, eléctricos, híbridos, GLP, etc.), pero también en alianzas entre varios talleres o, incluso, en la exploración de nuevas líneas de negocio.

La Confederación Española parte de la premisa de qué vehículos va a poder reparar un taller, oficial o independiente, en 2020, en función de la antigüedad del parque y de que el sector ha experimentado cambios como la desaparición progresiva de la OBD (diagnóstico de a bordo) o la posible introducción del B-call en vehículos antiguos.

Lejos de pretender difundir una radiografía alarmista del futuro del taller de reparación, el informe de la Comisión aspira a ser una ayuda para sus profesionales, con el fin de que sepan qué medidas tomar y qué opciones tienen a su alcance con el suficiente tiempo de actuación. Cetraa prevé también que, en 2017, el procedimiento del SERMI facilite una única acreditación a todas las marcas, solventando así muchos de los inconvenientes actuales.