La Fiscalía ha pedido dos años de prisión para Luis M. P. por, presuntamente, engañar al dueño del taller de Zaragoza donde llevó a reparar su coche y hacerle creer que le había pagado la factura con una transferencia bancaria, informa El Heraldo de Aragón.

El importe del arreglo ascendía a 590 euros, por lo que el acusado cogió su teléfono móvil e hizo dos intentos de abonar el cargo de forma telemática. Los hechos se remontan al pasado 28 de agosto de 2019.

Según el ministerio público, el supuesto cliente sabía de antemano que no iba a tener éxito con la operación, por lo que califica los hechos de estafa y pide su ingreso en la cárcel de Zuera. Es más, cree que esta persona también engañó al denunciante al decirle después que había hecho la transferencia a través de su teléfono. El dueño del taller nunca llegó a cobrar el trabajo realizado, por lo que presentó una denuncia.

A la hora de pedir la pena de dos años de cárcel, la Fiscalía ha tenido en cuenta que el acusado es reincidente, ya que en poco tiempo se le han abierto al menos cuatro causas penales, tres de ellas ya juzgados y sentenciadas.