Casi una tercera parte de las conductoras (29%) considera que el taller les ha cobrado más por el hecho de ser mujeres y el 31% ha decidido dejar de ir a un determinado taller por este motivo, según una encuesta realizada por la empresa de reparación Motoreasy, que recoge la página web de Faconauto. Esta sensación también la tienen un 47% de los hombres encuestados, que también indican que tenían la impresión de que la factura había sido más abultada de lo que debiera.

En cuanto a la edad, la franja comprendida entre los 20 y 25 años es en el que las mujeres se sienten más vulnerables, con un porcentaje del 34%. El estudio muestra que la edad no marca la diferencia, ya que la mayor parte los conductores más experimentados (de 56 a 70 años) tienen la misma sospecha.

La encuesta fue realizada a 2.000 conductores de entre 20 y 70 años y, para sus autores, lo que pone de manifiesto, aparte de las repuestas dadas por las mujeres, es que éstas ven con cierto temor discutir con el taller en caso de haber sido cobradas de más o cuando aumenta la factura con trabajos que no eran necesarios.

En palabras de Duncan McClure Fisher, director ejecutivo de Motoreasy, “el problema es aún mayor para las conductoras más jóvenes, que no saben mucho de coches y, justo por ello, pueden ser más susceptibles de verse involucradas estas prácticas de los talleres”.