“En momentos de incertidumbre en un cambiante mercado de automoción, y cuando hablamos de gestión de taller, el éxito de una empresa de reparación de automóviles pasa por afianzar la confianza y satisfacción de los usuarios de nuestros servicios, y eso no es otra cosa que asegurarnos de ofrecer un trato excelente y trabajar la retención de nuestros clientes”. Así lo defienden desde Connection Soft Service (CSS), cuyo software de gestión supone “el mejor aliado” del gerente del taller.

Para un taller es importante saber exactamente qué posición ocupa en su mercado. En este sentido, para una empresa de reparación de chapa y pintura no sólo es fundamental alcanzar acuerdos con proveedores de trabajo como compañías aseguradoras, sino tratar de cumplir con las expectativas de calidad en el servicio que demandan tanto este tipo de clientes como los particulares.

En este sentido, facilitar la comunicación y flujo de información taller-cliente contribuirá a mejorar la percepción del trabajo realizado y ayudará a arrojar transparencia a la reparación, facilitando la optimización de todo el proceso de reparación, desde la recepción del vehículo a su entrega y facturación de los servicios, pasando por la gestión del vehículo de cortesía cuando sea necesario.

Analizar los KPIs básicos derivados del trabajo del taller con las diferentes compañías de seguros servirá, en este sentido, no sólo para mejorar la relación y negociación con ellas, sino también para establecer un adecuado control de calidad de los procesos de reparación y actuar con rapidez ante cualquier desviación. Y todo ello permitiendo el análisis de rentabilidad de la compañía, que permitirá conocer con detalle los resultados, en términos económicos, de cada coche reparado.

Calidad es también identificar correctamente los daños del vehículo que entra en el taller y que, posteriormente, tendrán que ser reparados. Un error en esta fase se dejará notar en la rentabilidad de la reparación. Por ello, el módulo de gestión de taller de CSS, además de realizar la recepción activa en el taller, facilita el proceso de valoración de daños gracias a su integración con los principales sistemas del mercado. De este modo, la Orden de Reparación consignará todos los defectos a reparar, los materiales y repuestos que se usarán para ello, y ofrecerá los argumentos necesarios para una objetiva apreciación de los trabajos a realizar.

La correcta identificación y valoración de daños, por lo tanto, contribuye a la optimización del tiempo de ciclo en el taller, a un mejor aprovechamiento de los recursos productivos, generando tiempos de entrega más cortos y una mayor satisfacción del cliente, un objetivo clave que impacta directamente en la cuenta de resultados de un taller mecánico.