Los adhesivos y selladores en un taller, nos apunta Loctite, son elementos de uso bastante habitual, por lo que es conveniente tenerlos siempre a mano. En este sentido, debemos tener en cuenta algunos condicionantes que hacen que los selladores que utilicemos sean de buena calidad.

No en vano, en juego está la seguridad del cliente cuando circule con el coche y el prestigio como taller si las reparaciones no tienen problemas posteriores. Por ello, siempre es recomendable confiar en primeras marcas, como es el caso de Loctite.

 

Antes de realizar operaciones de pegado y sellado, es imprescindible que la zona esté bien limpia, para lo que existen productos de limpieza específicos que no dejan residuos y garantizan que la aplicación de los selladores sea aún más resistente.

Uno de los elementos que demandan una fijación excelente son las lunas. El parabrisas es pieza importantísima, pues absorbe parte de la energía en una colisión, con lo que una elección correcta del sellado aumenta la seguridad. Un buen adhesivo de poliuretano puede mejorar la resistencia de torsión hasta un 40 ó 50%.

Los adhesivos epoxi facilitarán el pegado de muchos materiales, desde plásticos duros como grapas y soportes de parachoques y guardabarros a piezas desgastadas de acero, casi para cualquier sustrato.

De igual modo, para el sellado de costuras y juntas o para pegar piezas de plástico, veánse los alerones, el polímero de silano obtiene unos excelentes resultados, con prácticamente nulo riesgo de descolgamiento y un curado bastante rápido.