Siauto es una cooperativa formada por talleres de reparación de vehículos de toda España “que se configura como una fórmula de éxito para implantar un nuevo modelo de práctica empresarial en el sector”, buscando superar las dificultades existentes en la relación con las compañías aseguradoras y revalorizar el precio/hora de las reparaciones. Su director general, José Ramón Devasa, ha publicado en el blog de la cooperativa una entrada con el título “Señores de Unespa... Discrepo”, que reproducimos íntegro a continuación.

“Todos debemos de ser consciente que la realidad…, por mucho que insistan en lo contrario, dista mucho de ser única. Varía dependiendo del punto de vista desde el que se mira y la verdad de unos, no lo es necesariamente para los otros.

Recientemente hemos podido ver en prensa los comunicados de la patronal del seguro haciendo un balance (tremendamente positivo) de los convenios de indemnización directa, pero este entusiasmo se vuelve preocupación y pesimismo cuando el balance se hace desde la perspectiva del resto del sector (talleres, clientes, recambistas) y nos es para menos. Este convenio es una herramienta del sector asegurador para hacerse con el control del negocio de la reparación de vehículos. De hecho, el entusiasmo asegurador pone de manifiesto la falta de empatía hacia el resto del sector y de sus propios clientes.

La patronal pone encima de la mesa, como un gran logro de estos acuerdos, la reducción de tiempos de espera para el cliente en la reparación de su coche y en recibir la indemnización correspondiente, pero lo que no dice es que, para ello, la compañía no culpable se convierte en juez y parte de la reparación del vehículo apropiándose para sí, lo que le corresponde al taller (margen comercial) o al cliente (indemnización correcta) a través del engaño o la astucia…

Desde Siauto hemos comprobado en infinidad de ocasiones como esa compañía que gestiona el siniestro no culpable, no lo hace desde la independencia y la equidad, sino desde un claro interés económico, donde además utiliza su conocimiento del procedimiento jurídico y su posición de dominio para conseguir reducir sus costes. Pero tampoco debería esto de sorprendernos, dado que no olvidemos nunca que son empresas mercantiles que buscan el beneficio de sus accionistas. No buscan justicia ni nada que se le parezca.

Pero analicemos un poco más lo que significa el convenio Cide-Ascide. Según el convenio de indemnización directa, la compañía del cliente culpable del siniestro paga un módulo a la compañía del cliente perjudicado, y a partir de ahí, esta asume la gestión del siniestro y el coste de la reparación, sea este el que sea. Este módulo se establece a partir del coste medio de los siniestros del año anterior y se actualiza año a año. Bien… ahora pongámonos en la situación de la compañía un momento y pensemos en cómo ganar dinero….

Desde la compañía vamos a cobrar una cantidad fija por cada siniestro gestionado a través de este convenio, y si todo permanece igual y se producen el suficiente número de situaciones (siniestros), lo normal es que el coste medio final por operación en mi compañía se aproxime al coste medio recibido a través del módulo. Pero queremos ganar dinero…y por lo tanto debemos, a través de la mejora de los procesos de gestión (en términos económicos) conseguir reducir el coste medio de reparación. De esa manera, si consigo como entidad que el coste medio de este año sea inferior al del anterior (y que sirve de cálculo para el módulo recibido), habré ingresado la diferencia en los beneficios de entidad. Dicho de otro modo…si me pagan 900 euros/siniestro (coste medio por siniestro del año pasado), y consigo que mi coste medio de este año sea de 850 euros/siniestro, habré sacado un margen de operación de 50 euros/siniestro. Este buen hacer por parte de las compañías llevará a que el coste medio del año siguiente… baje. ¡¡¡ Y eso es lo que lleva pasando los últimos años!!!

Las compañías están empeñadas en reducir el coste medio año a año hasta que todo el sector esté controlado por ella. Tienen todas las armas para conseguirlo:

  • Peritos primados con el objetivo de conseguir reducir su coste medio con respecto al año anterior, y que harán los necesario para conservar sus trabajos…sea justo o no.
  • Peritos que ponen el precio de MO que marca la compañía, como recientemente reconoció uno en sede judicial y del que nos hicimos eco en nuestro blog.
  • Peritos de dudosa independencia
  • Políticas impuestas de reparación de faros, defensas…
  • Recambios impuestos por las compañías…
  • Agentes y corredores con incentivos para la derivación de clientes a talleres concertados
  • Acuerdos con marcas de pinturas y recambios
  • Clientes desinformados

Hay una situación que, a pesar del tiempo que llevamos peleando en Siauto, me sorprende y me indigna. Se trata de la manipulación y el engaño con que muchas compañías de seguros intentan derivar a sus clientes a talleres concertados, argumentando la existencia en la póliza de una cláusula que obliga al cliente a ir a taller concertado, y que no se aplica en terceros perjudicados, porque se repara el vehículo en base al Código Civil, no a las condiciones de la póliza que el cliente tenga firmadas.

Este “buen hacer” de las compañías de seguros están consiguiendo reducir año a año el coste medio de reparación y con ello asfixiar al sector, controlando el taller, las peritaciones, el recambio, la pintura…El que prefiera mirar para otro lado que lo haga pero que no se haga el loco.

Estas malas prácticas solo pueden ser combatidas con una “Redefinición de los Servicios del Taller”, con mayor cercanía del cliente, devolviéndole el poder de decisión que tiene con una información rigurosa y veraz sobre sus derechos y con información al taller de las posibilidades reales de reparación del vehículo, y no dejándose manipular. Lo único que nos queda es salir de nuestra zona de confort, y empezar a cambiar para salir de esta espiral, así que si alguien quiere empezar a negociar fuerte con lasaseguradoras…que me avise.

Como pueden ver señores de Unespa... Discrepo”.