Las principales conclusiones del barómetro Arval Mobility Observatory de este año, presentadas el pasado 25 de junio en Madrid, abordan los aspectos más relevantes de la opinión de las empresas españolas sobre la movilidad. Así, el 55% (cinco puntos más que la media europea) declara que ya han tomado medidas para reducir las emisiones de su flota de vehículos: esta proporción varía del 44% para las pequeñas empresas (menos de diez empleados) al 74% para aquellas muy grandes (más de 500 empleados).

Se implementan principalmente las acciones contra las emisiones de CO2 porque es fácil obtener este valor e incluir un límite que no debe superarse en la Política de Flotas. Ésta es la razón por la que el 42% de las empresas ha implementado acciones para limitar las emisiones de CO2. Pero también muestran su interés tomar medidas para limitar las emisiones de otros contaminantes que son importantes, incluso si la cantidad liberada no es fácil de medir: se trata de NOx (óxido de nitrógeno) y de distintas partículas en suspensión.

Arval Mobility Observatory 2

Ante la pregunta de cuál prevén que será el mix de vehículos diesel en sus flotas, las empresas españolas responden que se reducirá en un 32%, pasando de un 85% actual a un 53% previsto para 2022. El estudio también recoge que el 42% de las empresas seguiría reduciendo la presencia de vehículos diesel en sus flotas aún en caso de que los nuevos motores de este combustible garantizaran la misma emisión de partículas NOx que los de gasolina. En este caso, aprovecharían la oportunidad de incorporar vehículos con energías alternativas (híbridos o eléctricos) en sus flotas para reemplazar los vehículos diesel más antiguos.

Por otro lado, el 13% de las empresas consultadas confiesa haber sufrido ya el impacto, en sus políticas de flotas, de la introducción del nuevo protocolo WLTP para la medición de consumos y emisiones, porcentaje que se eleva al 33% en grandes compañías. La cifra crece hasta el 44% respecto a la previsión hasta 2021 o un 68% repitiendo el mismo ejercicio para las más grandes.

Para compensar este efecto, las medidas a implementar más tenidas en cuenta han sido sustituir marcas y modelos de vehículos por otros con menos emisiones y elegir combustibles alternativos. Estas acciones impactan a un 13% entre las empresas con 500 empleados o más, aunque el 84% del total sigue desorientada y sin tener medidas planificadas.

Las flotas mantienen su previsión de compra

El estudio de Arval monitoriza el nivel de confianza empresarial a través del indicador de "potencial de crecimiento de la flota", que corresponde al resultado de las empresas que esperan un crecimiento en el tamaño de su flota menos el de las compañías que esperan una disminución. En las empresas con menos de 500 empleados, la proporción de optimistas que esperan un aumento en el tamaño de su flota es mayor que la de los pesimistas que esperan una disminución (+3% para las empresas con menos de 10 empleados, +10% para las empresas con 10 a 99 empleados y +19% para las empresas con 100 a 999 empleados).

Las empresas con más de 500 empleados se muestran más cautas sobre el futuro y la puntuación de potencial de crecimiento de la flota sigue siendo positivo (+8%). Sin embargo, es claramente inferior a lo que respondieron en 2018, posicionándose ahora en niveles de 2012 ó 2013.

Financiación

España ocupa el primer o segundo lugar (según el tamaño de la empresa) en términos de la proporción de empresas que utilizan el renting como principal método de financiación para su flota de vehículos. La penetración del renting es mayor en las empresas más grandes: varía del 20% en las empresas con menos de diez empleados al 72% en las empresas con cien o más empleados. Independientemente del tamaño de la empresa, la proporción del renting está creciendo en comparación con 2017 y se espera que su incremento continúe en los próximos años a medida que aumenta la intención de desarrollar este método de financiación.

Más servicios de gestión de flotas

En gestión de flotas, la empresa española expresa su interés en los servicios adicionales al propio vehículo: el 46% se mostró interesada en al menos un servicio adicional (65% empresas con más de 500 empleados). El que genera más interés es la "gestión de combustible", pero las empresas también expresaron interés en los siguientes servicios: formación en conducción eficiente y segura, renting flexible, renting de vehículos de segunda mano, cuadros de mando digitales y telemática.

Movilidad compartida

En intenciones de 'sharing', la gran empresa lleva la iniciativa, mostrándose dispuesta a adoptar alguna de ellas en los próximos tres años representando un 49% de las respuestas. Compartir vehículo en trayectos de larga distancia y esporádicos ('ride sharing') es la principal alternativa (22%) que valoran las compañías españolas al vehículo de empresa en los próximos tres años, por delante del uso de vehículos por periodos de tiempo limitados ('car sharing'), opción estudiada por el 18% de las firmas, y que alcanza a un 30% de las grandes corporaciones, mientras que el 15% optará por crear un presupuesto de movilidad. En todas las opciones los porcentajes se sitúan por debajo de los del resto de países de la Unión Europea.

Flota conectada

El 27% de las empresas españolas indica que han integrado herramientas telemáticas para conectar su flota, un aumento de 6 puntos comparado con los resultados de 2017. No obstante, España ocupa el segundo puesto del podio europeo en la adopción de este tipo de soluciones cuando hablamos de turismos. Gran parte de este aumento viene de las empresas más pequeñas que han apostado por soluciones de telemetría en un incremento espectacular con respecto al año anterior. Esta tasa incluso aumenta a casi una de cada dos compañías (44%) con mil empleados o más.

Conocer la ubicación exacta de los vehículos es la principal razón por la que las flotas españolas utilizan los dispositivos telemáticos (46%), seguido de la mejora de la seguridad para los conductores (42%), la optimización de los trayectos (28%), la mejora en el comportamiento de conductores (24%) y la reducción de costes (17%).