El principal motivo que ha llevado a la DGT a llevar a cabo esta campaña ha sido el aumento de un 54% de los accidentes con furgonetas entre 2012 y 2017, pasando de 7.217 a 11.150. Del total de denuncias impuestas (3.294) entre el 26 y 29 de noviembre, una de cada cuatro (810) ha sido por circular con la Inspección Técnica de Vehículos caducada o negativa, mientras que 71 furgonetas fueron inmovilizadas por no reunir las condiciones mínimas para circular.

Otra de las infracciones más cometidas ha sido la de circular a velocidad inadecuada o excesiva, con 672 conductores denunciados.

Los límites de velocidad o la inspección técnica de vehículos son algunas de las características que diferencia a las furgonetas de los turismos, pero muchas de éstas son utilizadas como turismos, ya que se conducen con el mismo permiso de conducción pero presentan características diferentes.

Los neumáticos han sido otro de los elementos controlados, ya que son parte fundamental del vehículo. En este periodo se denunciaron a 220 conductores de furgonetas que circulaban con neumáticos que tenían una profundidad de las ranuras menor al límite legal exigido (1,6 mm.).

Respecto a la documentación, tanto del vehículo como del conductor, destacan las 254 denuncias formuladas por estos motivos y las 141 por documentación referida al cargador-transportista. Asimismo, se captaron a 65 conductores que circulaban sin tener contratado una póliza de seguro obligatorio.