La tecnología en automoción avanza cada día y desde Total se enfrentan con varios retos como el ambiental, ya que las normativas exigen cada vez menores emisiones en los automóviles, o las nuevas tecnologías que ofrecen a los usuarios una mayor eficiencia energética con mejores prestaciones. Esto se ha traducido en que los fabricantes montan motores más pequeños y sistemas como los turbos, los start&Stop e incluso la hibridación.

Todo ello trae mayores exigencias a la hora de formular lubricantes que ayuden a conservar el motor: las temperaturas en el propulsor son cada vez mayores, al igual que las presiones de trabajo, lo que puede derivar en problemas de oxidación de turbos, degradación del aceite, mayor rozamiento entre piezas, formación de lodos y más suciedad en el motor.

Para ofrecer una respuesta, Total ha englobado el concepto ART o tecnología de resistencia a la edad. ART es un avance en innovación: la interacción entre las moléculas del lubricante se incrementa, creando una estructura muy resistente. ART ayuda a evitar la rotura de la capa protectora de lubricante, independientemente de las condiciones de temperatura, presión, fricción y formación de lodos.

Este concepto se basa en un esfuerzo en I D i, representado por sus centros de investigación, su presencia en competiciones como el WRC o la Fórmula 1, partenariados con constructores de coches como PSA, Renault, Mazda o Nissan, entre otros, y la homologación de sus productos con los principales fabricantes del mundo del motor.

La capacidad tecnológica de Total, ejemplificada en su producto Total Quartz, incluye cifras como más de 15.000 horas de investigación, pruebas y desarrollo de productos, el 64% más de protección contra el desgaste mecánico o el 18% más de protección contra la formación de lodos. Además, Total Quartz ha ganado ocho títulos mundiales durante los últimos diez años en Fórmula 1, lo que lo convierte en el aceite de motor más laureado.

A nivel práctico, esto se traduce en motores más limpios y protegidos que se mantendrán jóvenes durante mucho más tiempo. ART aporta una resistencia de última generación a la oxidación y degradación del aceite, así como la protección de motor y el rendimiento más optimizados. Además, Total Quartz con ART es muy resistente a las temperaturas extremas, ya sea frío o calor, por lo que el motor estarán protegido.