Los delegados de Axalta Coating Systems, representantes de sus tres marcas globales premium de pintura (Cromax, Spies Hecker y Standox) asistieron a la Cumbre Mundial IBIS 2015 en Atenas (Grecia) del 27 al 29 de mayo.

Para Axalta, como una de las firmas activas y comprometidas de la industria del repintado y uno de los patrocinadores del evento, el simposio fue el foro perfecto para compartir su conocimiento y experiencia en los sectores OEM y de repintado con otras empresas de referencia de la industria y personas influyentes del mercado.

 

Jürgen Knorr, director de cuentas clave de los sistemas de repintado de Axalta en Europa, Oriente Medio y África, explica que a nivel mundial, Axalta es un intermediario clave entre los talleres, las compañías de seguros y los fabricantes de vehículos.

"La participación en una de las principales conferencias mundiales de la industria, como IBIS, nos permite estar cerca de las tendencias del mercado, para conocer los últimos avances de la industria y escuchar directamente a nuestros clientes sobre cómo podemos servirles mejor", argumenta.

Durante el evento, prosigue, contribuimos con la experiencia de nuestras relaciones de larga duración con nuestros clientes OEM y de talleres procedentes de 130 países. "Con cerca de 350 delegados de todo el mundo, IBIS es una fantástica oportunidad para construir relaciones sólidas con otros actores clave en la industria cada año".

Georg Tautz, director de negocios de sistemas de repintado de Axalta en Europa Central y Oriental, hizo por su parte una presentación centrada en Rusia, un país que según comentó podría proporcionar oportunidades de negocio a medio y largo plazo.

Tautz destacó el potencial para un mayor crecimiento en Rusia: casi menos de un tercio de rusos conducen un coche, en comparación con más del 50% de los europeos occidentales. En su opinión, a finales de esta década Rusia es ya el quinto parqué de coches mundial, y podría ser el mayor mercado del automóvil en Europa.

Señala, sin embargo, que está ampliamente aceptado que la economía rusa sigue en declive, se supone que las ventas de automóviles estarán por debajo del 30 por ciento en 2015 y se cree que las reparaciones sólo se llevan a cabo si son urgentes.

Para el dirigente, el desafío para la industria es la gestión de la situación actual y pensar en estrategias de medio y largo plazo que tengan en cuenta las condiciones variables del mercado.