La Nascar Cup Series es un campeonato estadounidense en el que participan unos 40 pilotos, que luchan de febrero a noviembre, durante 36 carreras, con coches muy pesados, con unos 1.540 kg -el doble de los monoplazas de Fórmula 1-, fabricados por tres marcas fabricantes: Chevrolet, Ford y Toyota.

El reglamento técnico, fiel a la tradición, impone un chasis de acero tubular con arco de protección (roll-bar), motor V8 de 5.860 cc, cambio manual de 4 velocidades, combustible y neumáticos iguales para todos, una longitud de 5,3 metros y un ancho de 1,94 metros. Estéticamente no difieren mucho de los ejemplares que corrían en la Nascar durante los años setenta.

Esta última temporada de la Nascar Cup Series la ha ganado Martin Truex Jr., del equipo Furniture Row Racing, que ha utilizado sistemas de freno Brembo durante todo el campeonato. En las 36 pruebas de la temporada, su Toyota ha utilizado diferentes tipos de discos, pinzas y pastillas de freno en función del trazado. Por eso, Brembo aclara cinco falsas leyendas relacionadas con los frenos de la Nascar.

1. ¿Los frenos son poco decisivos porque sólo se corre en los circuitos ovales? Falso. Todos los años se celebran al menos un par de carreras en circuitos urbanos: en 2017, los coches del campeonato Nascar Cup Series corrieron en el Sonoma Raceway (circuito de 3,2 km con diez curvas) y en Watkins Glen (circuito de 5,4 km con once curvas). En estos circuitos, los frenos se utilizan para reducir la velocidad antes de entrar en casi todas las curvas. De media, el uso total de los frenos por vuelta es de 20 a 30 segundos, lo que equivale al 30% de la duración de la carrera.

2. Los frenos se utilizan poco o nada en los circuitos ovales. Falso. En los circuitos ovales de medias y grandes dimensiones, como Talladega, Daytona e Indianápolis, los pilotos utilizan los frenos para entrar a boxes o en caso de bandera amarilla. Aunque en la Nascar Cup Series también existen ovales más cortos, llamados Short Track, con longitudes de vuelta comprendidas entre 0,8 y 1,6 km. En estos trazados, los frenos se emplean para ayudar a los coches a curvar y se utilizan dos veces por vuelta durante todo el recorrido de la curva: forman parte integrante de la configuración del coche y a los pilotos les sirven para establecer y mantener la trayectoria preferida. En Martinsville, por ejemplo, los frenos se utilizan unos 6-7 segundos en cada una de las dos curvas; de hechos, los pilotos terminan utilizando más los frenos que el acelerador.

3. Los sistemas de frenos son los mismos para todos los trazados como en F1. Falso. A diferencia de la Fórmula 1, donde se utiliza el mismo modelo de pinza de freno para toda la temporada, en la Nascar Cup Series cada uno de los tres tipos de circuitos ovales requiere su pinza de freno, porque el uso de los frenos es diferente. En los Super Speedway (ovales de 4 km), los frenos no se utilizan nunca, solamente para entrar a boxes o en caso de bandera amarilla. En los Intermediate (ovales de 1,6 a 4 km), los frenos se utilizan bastante poco, mientras que en los Short Track el sistema de frenos está funcionando durante toda la curva. Por lo tanto, en los Super Speedway se emplean pinzas más pequeñas, en los Short Track pinzas más grandes y en los Intermediate un término medio. Además, mientras en Fórmula 1 las dimensiones de los discos empleados son las mismas durante todo el año y sólo varían los orificios de ventilación, en la Nascar también cambia el diámetro y el espesor de los discos en función del tipo de circuito.

4. Los sistemas de frenos son los mismos para todos los pilotos. Falso. Para tener bajo control la temperatura de las pinzas y de los discos, cada equipo necesita un tipo de ventilación diferente, dependiendo de las necesidades aerodinámicas de cada vehículo. Para satisfacerlas, Brembo estudia soluciones 'ad hoc' de los canales de ventilación de los discos. Dado que en un mismo equipo hay pilotos con diferentes estilos de frenada (hay quien adopta un estilo de monoplaza, con una frenada inicial intensa y luego reduce, y hay quienes prefieren lo contrario), dos compañeros de equipo pueden emplear diferentes materiales de fricción y diferentes discos.

5. Los sistemas de frenos son más pesados que los de los campeonatos de F1, Dtm, GT. Falso. Para poder frenar un coche que pesa más de una tonelada y media hace falta un sistema de frenos imponente. Sin embargo, la pinza monobloque delantera Brembo de 6 pistones para los Short Track pesa 2,8 kg y la delantera de 4 pistones para los Super Speedway no supera los 2,3 kg. En el caso de los discos de hierro la cosa cambia, ya que pesan más que los discos de carbono que se utilizan en Fórmula 1: en la Nascar un disco de 328 mm. de diámetro y 42 mm. de espesor para los Short Track llega a pesar 10,5 kg, mientras un disco súper ligero de 328 mm. de diámetro y 28 mm. de espesor para los Super Speedway pesa 4,9 kg.