El grupo automovilístico Fiat Chrysler Automobiles prevé dejar de comercializar versiones de combustible diésel en sus automóviles desde 2022, como respuesta a la caída de la demanda de este tipo de vehículos en los últimos tiempos.

El consorcio presentará en junio un nuevo plan estratégico a cuatro años, que contempla el dejar de vender modelos diésel en los automóviles de sus diferentes marcas, según han anunciado fuentes cercanas a la compañía al Financial Times, recoge El Economista.

La decisión de Fiat Chrysler Automobiles se orienta a reducir los costes que se han estado incrementando en los últimos años para lograr que la tecnología cumpla con la, cada vez más exigente, normativa sobre emisiones.