Lizartronics, dentro de los denominados cuadros analógicos, analiza el del Audi A3 a partir de 1999, cuadro de mandos bastante habitual.

Los síntomas que se suelen detectar en este cuadro son fallo de relojes (agujas atascadas, mediciones incorrectas o deja de funcionar indefinidamente) o de alimentación (no hay iluminación, funciona la parte analógica pero fallan las pantallas).

 

En este sentido, la causa por la que se producen estos fallos pueden ser varias: desgaste mecánico de relojes, envejecimiento de la soldadura y mal funcionamiento del microprocesador principal por calentamiento.

Para identificar el problema es necesario realizar una comprobación previa a la reparación del mismo. Para ello, Lizartronics lleva a cabo una verificación con una tecnología de desarrollo propio, capaz de crear un ambiente CanBus.

Además, hacen una conexión a la diagnosis mediante un test de actuadores, identificando el fallo, previa comprobación de agujas, testigos y pantallas. Una vez detectado el error, pasan a la reparación en función del fallo detectado.