La marca Loctite, a través de un artículo publicado en su blog que les adjuntamos íntegro, expone cómo conseguir de un modo óptimo el pegado de las lunas de coches.

Atrás quedaron los viejos métodos, es decir, primero las fijaciones mecánicas, más tarde los junquillos de goma. Estas uniones presentaban algunos inconvenientes, necesitaban de un sellado adicional y en muchos casos el montaje resultaba caro. Pero como todo evoluciona, llegó la solución que en nuestros días es más habitual: el adhesivo de lunas.

 

El adhesivo para el pegado de lunas con mejores características mecánicas es el poliuretano, material que absorbe las vibraciones e impactos sin apenas sufrir tensiones para volver a su posición original. Los poliuretanos pueden ser de dos tipos:

- Monocomponentes. La polimerización va desde el exterior en contacto con el aire, al interior de la masa de adhesivo. La humedad atmosférica es la que determina si endurece o cura con mayor rapidez.
. Bicomponentes. La reacción de polimerización funciona en todas direcciones. Se mezcla el adhesivo con un catalizador, lo que produce una reacción que acelera el proceso.

Dureza, resistencia y elasticidad son las características a tener en cuenta para conocer su calidad. El fabricante proporciona varios datos acerca de su producto para que se pueda valorar su comportamiento mecánico. En este sentido, uno de los conceptos más importantes para conocer la resistencia del pegado de una luna es el módulo de elasticidad del adhesivo.