En estos días BuboCar se presenta en sociedad. Nace, como empresa independiente, con el objetivo de prestar sus servicios a conductores y talleres "con el fin de equilibrar y mejorar la relación entre ambos". Su actividad comenzará en Sevilla (donde ya hay nueve talleres concertados) y Málaga para, en los siguientes pasos de desarrollo del proyecto, extender su actividad a las provincias con mayor parque de vehículos.

 

A los conductores les ofrece un asesoramiento técnico e independiente; ahorro de tiempo mediante un servicio a domicilio y online; ahorro de dinero mejorando su negociación con el taller, protección ante posibles engaños y/o estafas y alternativas reales y de confianza para elegir taller.

Por su parte, al taller le ofrece una masa de usuarios y potenciales clientes; aumento de las entradas y facturación al taller; loa externalización de servicios de recepción; ampliar la zona de influencia de negocio y un rasgo distintivo frente a la competencia como empresa de confianza.

Para ello basan su modelo de negocio en cuatro líneas principales:

El taller a domicilio a base de unidades móviles de diagnosis desde las que un técnico de BuboCar podrá diagnosticar y valorar, en el propio domicilio del cliente, cualquier anomalía mecánica o de carrocería. Tras ello ofrecen al conductor varios presupuestos de talleres asociados a BuboCar para que pueda elegir. Trasladan el coche al taller y lo devuelven reparado.

El taller online en el que, a través de su plataforma online, dan la oportunidad al usuario de obtener un presupuesto para reparaciones de carrocería, cambio de neumáticos y mecánica rápida requiriendo sólo la identificación del vehículo y tres fotos de los daños. A partir de ahí el cliente tendrá a su disposición varios presupuestos entre los que elegir.

Tasación en el proceso de compra-venta de un vehículo de segunda mano con la realización para su cliente de una radiografía completa del estado técnico y documental del vehículo. El comprador tendrá la seguridad de saber lo que está comprando evitando vicios ocultos o engaños (alteración del kilometraje, siniestros mal reparados o averías ocultas intencionadamente).

ITV a domicilio con recogida del coche en el domicilio del cliente, realización de una pre-itv, paso de la ITV y devolución en el domicilio del cliente. Si el vehículo debe realizar alguna operación tras la ITV BuboCar se ocupa de ello con la conformidad del cliente.

BuboCar estima que sus posibilidades de negocio se basan en un parque de vehículos de 22,2 millones en el que durante el pasado año se vendieron 1.5 millones. Un parque que en 2017 se prevé que el 67% de los vehículos tengan más de diez años, lo que significa el aumento de las reparaciones y el descenso del mantenimiento preventivo.

En este sentido, resaltan que el año pasado el 83% de las reparaciones se realizó en vehículos de más de 10 años. Para terminar de dibujar su entorno de mercado BuboCar señala que, en la actualidad, se venden 1,8 coches de segunda mano por cada nuevo y sigue creciendo.