El Gobierno ha aprobado una nueva edición del Plan Moves mediante el que el particular se puede ahorrar hasta 5.500 euros en la compra de un vehículo eléctrico, si bien en este caso hay que entregar un vehículo a achatarrar de más de diez años. Si no se entragara vehículo, la ayuda sería de 4.000 euros. En el caso de las furgonetas eléctricas, las ayudas van desde los 4.400 euros si no se entrega coche a achatarrar, hasta los 6.000 euros si se entrega un coche a dar de baja. Esto supondrá, según Nissan, “un nuevo impulso al mercado de vehículos eléctricos en los próximos meses, cuya revitalización es muy necesaria en términos económicos para nuestro país”.

Por otro lado, el fabricante destaca que el proceso de compra de un vehículo eléctrico es un factor clave para impulsar las ventas de este tipo de vehículos. “El proceso en sí no difiere mucho de un vehículo de propulsión tradicional: búsqueda de información, normalmente a través de internet y del concesionario, solicitud de presupuesto, análisis de las posibilidades de compra, financiación y compra efectiva”.

Sin embargo, el potencial comprador de un vehículo eléctrico hace algunas preguntas que son diferentes de las de un vehículo tradicional. Según informan desde Nissan, la primera cuestión se refiere al precio. “¿Es un vehículo eléctrico más caro que uno tradicional?”. En este sentido, Nissan, a través de diferentes estudios, y teniendo en cuenta el impacto económico del vehículo a lo largo de toda su vida útil, destaca que un vehículo eléctrico es entre un 15% y un 20% más económico que un vehículo de combustión tradicional, motivado fundamentalmente por el menor coste en el combustible y en el mantenimiento del vehículo. “Si a esto ahora se añaden las ayudas del Gobierno, el precio en el momento de la compra de un vehículo eléctrico es prácticamente idéntico al de uno de combustión tradicional y más económico que un híbrido”, añade desde la marca.

La segunda pregunta más repetida es “¿qué autonomía tienen los vehículos eléctricos?”. Desde Nissan ya han testado que el Nissan LEAF tiene, en ciclo combinado de ciudad y carretera, más de 500 kilómetros de autonomía, por lo que en un uso habitual del vehículo se podría necesitar cargar el vehículo una vez cada 15 días.

Otra de las preguntas que se repite es “¿dónde recargo mi vehículo eléctrico?”. Nissan, con sus más de 7.000 vehículos eléctricos vendidos en España, ha constatado que la mayoría de las veces los vehículos eléctricos se recargan en el domicilio o en la empresa. Por ello, desde la marca regalan la instalación del cargador en el domicilio. No obstante, para aquellos que no puedan instalar un punto de carga en su domicilio, existen ya muchos puntos de carga disponible repartidos por la geografía española, en parkings, centros comerciales, gasolineras, etc.

Por último, los clientes también preguntan por las prestaciones de un vehículo eléctrico. Según los datos de Aedive, el 99% de los compradores de un vehículo eléctrico está satisfechos con la compra y ya no volvería a usar un vehículo de combustión.

Nissan Iberia ha desarrollado esta nueva propuesta comercial trabajando conjuntamente con su red de concesionarios. En “7 clics y 7 días”, el cliente compra el modelo elegido, elige el concesionario de la red Nissan en España donde lo compra, define la financiación que prefiere y recibe el coche en su casa con todas las medidas de seguridad. Un proceso que, a través de la web de Nissan, permite al usuario una experiencia online. El proceso de entrega sigue estrictos protocolos de higienización y desinfección, con el traslado del coche en grúa hasta el destino y sellado para evitar que nadie acceda al interior.