Los tornillos de culata son las piezas de conexión entre el bloque del motor, la junta de culata y la culata. Su función principal es aplicar la fuerza de cierre de forma uniforme entre el bloque y la culata, para asegurar un sellado perfecto entre ambas partes y evitar la fuga de líquidos y gases en el motor.

Los motores de los vehículos anteriores a los años 80 requerían el reapriete del tornillo de culata cada cierto tiempo o kilometraje. Para evitar esto y mejorar la garantía del sellado del motor, los fabricantes de tornillos de culata desarrollaron nuevos modelos, dando paso a los tornillos de funcionamiento plástico o con sistema de apriete angular. Se trata de tornillos de culata que se aprietan más allá de su límite elástico llegando hasta la zona plástica del tornillo.

Los tornillos de culata de apriete angular garantizan una fuerza de apriete elevada y uniforme, y aseguran un sellado seguro y sin reapriete

Cuando la presión del apriete llega a la zona plástica, los tornillos sufren un elongamiento y pierden su forma original. Por esta razón, cada vez que se sustituye la junta de culata es necesario cambiar el juego de tornillos de culata, según explica Ajusa en un post.

Los tornillos de culata con sistema de apriete angular, al igual que la mayoría de los tornillos convencionales, está compuesto de dos partes diferenciadas: la cabeza y el vástago. El apriete angular de los tornillos de culata se realiza por kilos y por grados, y su principal diferencia con el apriete que se consigue sólo por kilos (el convencional), es que los tornillos sufren deformaciones permanentes ya que se sobrepasa la zona elástica del material. Por este motivo, no pueden ser reutilizados.

El apriete sólo por kilos (tornillos convencionales), trabaja únicamente en la zona elástica del tornillo y las deformaciones son reversibles al cesar la fuerza. Por esta razón, los tornillos se pueden reutilizar tras verificar su buen estado pero, en desventaja de los tornillos de apriete angular, deben ser reapretados cada cierto tiempo para evitar fugas.

En el apriete angular se aplica un par inicial por kilos a cada tornillo y se continúa con el apriete por grados (con un goniómetro). Con este sistema, todos los tornillos quedan apretados de forma similar y se consigue mayor uniformidad del cierre entre el bloque y la culata. Para garantizar un correcto funcionamiento del tornillo, y por lo tanto para un sellado adecuado de la culata, es necesario aplicar el procedimiento de apriete de la manera más precisa posible, prestando especial atención al orden, etapas y aprietes especificados por el fabricante.

Ajusa incluye en toda su línea de juntas de culata los manuales de apriete, que también se pueden consultar en la App Ajusa Mobile, escaneando el código de barras o el código QR que se incluye en la etiqueta de todas las cajas de juegos de tornillos de culata Ajusa. Al igual que en su gama de juntas, la empresa ofrece una cobertura completa de tornillos para todos los motores que requieren apriete angular. En la actualidad, dispone de más de 400 referencias de juegos de tornillos.