Los defectos en el alumbrado y señalización de las motocicletas y ciclomotores detectados por las ITV españolas han experimentado un significativo incremento en el periodo comprendido entre los años 2011 y 2015, último ejercicio del que se disponen de datos cerrados. Según explica Philips, con motivo de su participación en la Concentración Motorista de los “Pingüinos”, en esos cinco años, y para el conjunto de la categoría de motos y ciclomotores, los defectos leves de luces y señalización han crecido un 75,9%. En el caso de los graves, constitutivos de rechazo en la ITV, el aumento es del 34,7%.

En 2015, el parque de motocicletas y ciclomotores presentó 86.534 defectos leves de luces y señalización, y 94.505 defectos de iluminación graves. Cinco años antes, se habían identificado 49.163 defectos leves y 70.137 defectos graves, lo que representa un incremento, entre 2011 y 2015, del 75,9% y el 34,74%, respectivamente.

“El buen estado del sistema de iluminación y señalización de las motocicletas y ciclomotores resulta fundamental para garantizar la seguridad tanto de los motoristas como de los peatones y el resto de vehículos con los que conviven en la red viaria”, comenta Juan Sologuren, responsable de la marca de lámparas para motocicletas Philips. “Si tenemos en cuenta el notable incremento de los defectos detectados en las ITV, es evidente que hay que seguir concienciando a los motoristas de la necesidad de revisar periódicamente las luces de sus motos”.

Philips pone a disposición de los motoristas una oferta de lámparas que cubre todas las necesidades posibles: desde una luz diferenciada para ser reconocidos de forma distinta a un turimos (cityVision), a la gama con efecto Xenon “BlueVision”.

A la hora de revisar el sistema de iluminación y señalización de una motocicleta, el inspector técnico de la ITV se fijará, según recoge el Manual de Procedimiento, en aspectos como el número de luces, su funcionamiento, la homologación en su caso, el estado de los dispositivos, el color de la luz emitida, la conmutación carretera/cruce, la orientación del haz luminoso de la luz de cruce o, también, que al operar sobre el mando de funcionamiento de las luces, no se encienda ningún otro dispositivo luminoso diferente a los reglamentariamente establecidos.