Actualmente, el profesional del taller dispone de una amplia gama de productos y herramientas para efectuar la sustitución de lunas. Cada uno de ellos ofrece unas características concretas de utilización para adecuarse al trabajo a realizar. Por tanto, su correcta elección y uso optimizan el proceso de sustitución de una luna pegada para contribuir a la consecución de mejores resultados.

Loctite explica en un nuevo artículo cómo separar la luna del vehículo y cómo colocar una luna, así como los adhesivos más utilizados en la sustitución. Los parabrisas delanteros de los automóviles son elementos imprescindibles para la visión del conductor. Y, en caso de colisión frontal, también se convierten en un componente que influye notoriamente en la seguridad de los ocupantes.

Ante este tipo de accidentes, son capaces de retener a los ocupantes y evitar que salgan despedidos por el alojamiento de la luna delantera. Del mismo modo que, gracias al adhesivo estructural con el que se fijan a la carrocería, tienen la capacidad de absorber parte de la energía que se genera.

Así, cuando se produce un siniestro de cierta envergadura, estas dos funciones de seguridad de los parabrisas contribuyen a reducir los daños sobre las personas que viajan en el vehículo. Es por ello por lo que es fundamental que el profesional del taller actúe con la máxima cautela y profesionalidad al realizar una sustitución de lunas, lo cual incluye la elección del adhesivo más adecuado, así como seguir estrictamente las instrucciones del fabricante.

El artículo completo se puede leer pinchando AQUÍ.