TomTom proporciona su tecnología de Mapas de Alta Definición y RoadDNA para configurar la demostración en el circuito de F1 del Gran Premio de Australia en Albert Park, pero estos productos también son componentes importantes para permitir la demostración de Bosch con un vehículo en modo de conducción autónoma. Están basados en mapas digitales de alta precisión, que ayudan a los vehículos automatizados a ubicarse a sí mismos con exactitud en la carretera y en las maniobras previstas, incluso cuando se viaja a altas velocidades.

A mediados de 2015, TomTom y Bosch anunciaron que se asociarían en tecnología de mapas innovadores para la conducción autónoma. En virtud de este acuerdo, TomTom está diseñando los mapas necesarios, mientras que Bosch, sobre la base de sus trabajos de ingeniería de sistemas, está definiendo las especificaciones que estos mapas tienen que cumplir.

Lanzados comercialmente en 2015, los Mapas de Alta Definición y RoadDNA de TomTom ya han alcanzado una cobertura de 206.203 kilómetros en todo el mundo, incluyendo carreteras en Francia (32.956 km), red de autopistas en Alemania (27.631 km), interestatales en 30 estados de Estados Unidos (104.690 km), e interestatales y autopistas en tres estados de Estados Unidos (40.926 km).