Pedro Espinosa Chicote, secretario general de Amarauto, recuerda que la Dirección General de Inspección sobre fraudes del Ministerio de Hacienda, a instancias de los dos sistemas integrados de gestión (Signus y TNU) está iniciando controles para comprobar que las importaciones, tanto de neumáticos nuevos como usados, se declaran a dichos sistemas.

En este sentido, la no declaración de importaciones no sólo supone un delito ecológico, sino que supone además un delito fiscal.

Desde Amarauto quiere advertir a sus asociados la obligatoriedad de declarar cualquier importación para evitar futuras sanciones.