Saroléa presentó en Bruselas su nueva superbike completamente eléctrica SP7 2015, una máquina más ligera y estilizada que la "black beauty" que relanzó el fabricante de motos belga en 2014. Equipada con los neumáticos de carreras de Bridgestone, Battlax V02, esta nueva SP7 tiene sus expectativas firmemente puestas en la carrera TT Zero de la Isla de Man que tendrá lugar el 10 de junio.

 

Demostrando, una vez más, que ecológico no quiere decir lento, la nueva Saroléa SP7 se enorgullece de alcanzar una velocidad máxima de 270 km/h, acelerando de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos.

Toda esta potencia eléctrica es aprovechada por los slicks de carreras Battlax V02, fabricados con la última tecnología "GP belt" de Bridgestone, desarrollada gracias a su la larga y exitosa experiencia en MotoGP. Bridgestone y Saroléa creen que esta unión podría llevar a la SP7 al podio de la TT Zero este año, tras terminar en cuarta posición en su debut en 2014.

Bridgestone, fabricante de referencia de neumáticos y productos derivados del caucho, estableció una colaboración técnica con Soraléa en 2014, a quien provee de soporte técnico y de su experiencia en neumáticos, para sus pruebas en pista y sus ambiciones de cara a la competición.

La asociación se enmarca dentro del compromiso a futuro que mantiene Bridgestone con la movilidad sostenible, cimentado en la visión medioambiental a largo plazo del grupo, que se centra en la preservación ecológica, la conservación de los recursos, y la reducción de las emisiones de CO2.

Jake Rønsholt, Director de la Unidad de Negocio de Productos de Consumo de Bridgestone Europa, indicó que esta asociación le da a Bridgestone una apasionante oportunidad para combinar nuestra experiencia en MotoGP con nuestra visión sobre la movilidad sostenible. "La superbike de Saroléa está abriendo camino a las nuevas motos eléctricas y al "e-racing" que pronto estará con nosotros", matizó acto seguido.