El Sport MaxxRace 2 de Dunlop ha sido desarrollado conjuntamente con Porsche para satisfacer los requisitos más exigentes del nuevo 911 GT3 que calzará, ofreciendo un óptimo rendimiento en superficies secas para el máximo exponente entre los coches de carretera, enfocados para la pista.

Cuando Porsche escogió a Dunlop para desarrollar un neumático que se ajustara perfectamente a su nuevo 911 GT3, exigió dos requisitos: crear un neumático capaz de ofrecer un excelente rendimiento en superficies secas y que, además, proporcionara el mejor tiempo por vuelta.

La clave para alcanzar el mejor tiempo por vuelta es agarre y precisión de la dirección. Al optimizar la forma circular del neumático, Dunlop ha podido equilibrar la distribución de presión a lo largo de la huella de contacto, ofreciendo al conductor un inmejorable feedback en curva y mejorando la precisión de la dirección.

Inspirado por estructuras reforzadas que se pueden encontrar en la naturaleza, el Sport MaxxRace 2 presenta puentes entre los surcos que favorecen la rigidez del neumático. Este diseño de estructura de refuerzo ligero permite a los ingenieros emplear menor porcentaje de caucho, creando un neumático más rígido y ligero, al mismo tiempo que se mantiene el peso total del neumático en mínimos.

El nuevo Sport MaxxRace 2 está fabricado de un compuesto único derivado de la competición, un elemento crucial para mejorar la conducción de altas prestaciones. Este compuesto de competición se calienta más rápido que los compuestos normales. Esto mejora la fricción entre el neumático y la carretera, dando como resultado un agarre extremo y un rendimiento estable y prolongado en conducción deportiva.

Tras intensas pruebas en Nürburgring Nordschleife (Alemania) y en el circuito de pruebas de Porsche en Nardò, el Sport MaxxRace 2 fue homologado como equipamiento de origen para el nuevo 911 GT3, el Porsche de carretera, enfocado para la pista, para los amantes de la conducción deportiva.