Un informe elaborado por la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (Euipo), alerta que el fraude de propiedad intelectual producido por la falsificación de neumáticos provoca pérdidas anuales por valor de unos 2.200 millones de euros en los países miembros de la Unión Europea.

El informe elaborado por Euipo se centra en el impacto económico de la falsificación de neumáticos y baterías en el mercado de la Unión Europea y los costes derivados que supone para las empresas, los gobiernos y la sociedad en su conjunto, alertando de que provoca pérdidas anuales por valor de unos 2.200 millones de euros en los países miembros de la Unión Europea, lo que representa el 7,5% total de las ventas. Además, el pirateo en la fabricación de baterías, que afecta principalmente al sector del automóvil, causa que se deje de ganar otros 180 millones de euros, el 1,8%. La pérdida total de ingresos públicos como resultado de la falsificación de neumáticos y baterías se traduce en unas pérdidas de ingresos fiscales por valor de 340 millones euros, según los cálculos de la Euipo.

Por países, el que más deja de vender por la falsificación de neumáticos es España, con 445 millones de euros de pérdidas de ventas (el 17,6% del total), seguido por Francia (411 millones, el 7,6% del total), Alemania (261 millones, 4,2%), Italia (256 millones, 5,9%), Reino Unido (201 millones, 5,5%) y la República Checa (106 millones, 7,3%).

En el caso de las baterías, España también es el país que más deja de vender, al perder 32 millones de euros (el 4,6% del total), por delante de Alemania (31 millones, 1,1%), Francia 27 millones, 2%), Italia (18 millones, 1,5%), Reino Unido (13 millones, 1,4%) y Suecia 10 millones, 1,8%).

Los neumáticos examinados son, principalmente, los utilizados para coches y motocicletas, pero también otros dirigidos a equipos, mobiliario y otros usos, como las cámaras de aire, bandas de rodadura, protectores para neumáticos (flaps) y la reconstrucción y el recauchutado de neumáticos. En cuanto a las baterías estudiadas, incluyen las células y baterías primarias, así como las de ácido de plomo, de níquel cadmio (NiCad), de níquel-metal hidruro (NiMH), de litio, las pilas secas y las húmedas.

El director ejecutivo de la Euipo, el portugués António Campinos, ha deseado que los resultados de este informe ayuden a las autoridades a estudiar formas de luchar contra la falsificación. “Dado que la falsificación de neumáticos y baterías puede tener graves consecuencias para la seguridad y el medio ambiente, confiamos también en que ayude a los consumidores a elegir con prudencia cuando adquieran estos artículos esenciales”.

Este informe es el duodécimo de una serie de estudios publicados por la Euipo a través del Observatorio Europeo de las Vulneraciones de los Derechos de Propiedad Intelectual, sobre las consecuencias económicas de la falsificación en los sectores industriales de la Unión Europea.

El informe completo de la Euipo se puede leer pinchando AQUÍ.