Las motos vuelven al asfalto tras la pausa invernal. El primer Gran Premio del año en suelo europeo, que se disputará en el circuito de Jerez de la Frontera (Cádiz) del 1 al 3 de mayo, abre el periodo de grandes desplazamientos en dos ruedas.

 

En este sentido, el circuito andaluz atraerá este año a más de 130.000 motoristas, con 85.000 motos, deseosos de disfrutar en directo de los éxitos de la mejor generación de pilotos españoles de la historia.

Grupo Andrés advierte a los motoristas que van a desplazarse hasta las tierras de Cádiz de los riesgos asociados a unas cubiertas en mal estado. La vuelta de las motos a la carretera tras el parón invernal sólo es segura si se revisan las ruedas con detenimiento.

"Las presiones caen rápidamente cuando la máquina permanece aparcada durante algún tiempo", comenta Eduardo Salazar, Director General de Grupo Andrés. También es necesario vigilar la profundidad de los dibujos en la banda de rodadura, que puede estar muy cerca de su límite de eficacia. Los chaparrones repentinos, tan frecuentes en esta época primaveral, encharcan el asfalto en pocos minutos, por lo que se necesitan neumáticos con buen drenaje para rodar con seguridad.

Si en ese mismo examen visual se descubre algún abultamiento extraño en los flancos o corte sospechoso en la banda de rodadura hay que cambiar el neumático, tras realizar la correspondiente consulta a un profesional del sector. Los riesgos son muy elevados, ya que cualquier bache puede deteriorar una cubierta de forma irremisible.

Salazar nos recomienda, además, montar los neumáticos de última generación que han puesto en el mercado los principales fabricantes. "Estas cubiertas consiguen un rápido calentamiento y un mejor agarre, tanto en seco como en mojado, gracias a la utilización de compuestos basados en sílice", apunta a continuación.