La industria argentina del automóvil se ha visto influenciada este año por una caída del 50% en las ventas del mercado brasileño en 2016, que ha provocado una bajada del 23,5% en la producción local que apenas alcanzó las 450.000 unidades. Según recoge el periódico argentino La Voz, también han marcado el descenso de los niveles de producción en las fábricas, las bonificaciones a los concesionarios de todo el país, el aumento en la venta de vehículos de Km 0, el avance de las marcas chinas y el fenómeno del Toyota Hilux como el modelo más vendido de todos los segmentos.

El año 2016 cierra en Argentina con un mercado de ventas por encima de las 700.000 unidades comercializadas (11% más que en 2015) y apenas 450.000 vehículos fabricados localmente, diferencia que se cubrió con la importación de vehículos de Brasil, Corea, Japón, Estados Unidos y China, así como de distintos países de Europa. De acuerdo a la Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa), “entre enero y noviembre la producción nacional de vehículos registró una bajada del 12,6% con respecto a 2015”.

En cuanto a la comercialización de vehículos, a partir de marzo se iniciaron las bonificaciones de vehículos nuevos con grandes descuentos, según el modelo, la versión y el origen. Fueron los coches producidos en Brasil los que marcaron el ritmo de esta estrategia comercial que, según los especialistas del sector, seguirá vigente en 2017. Respecto a los vehículos de ocasión, se comercializaron 1.372.861 vehículos en los primeros once meses del año, que, comparado con el mismo periodo de 2015, marca una bajada del 15,7%.

Por su parte, el avance de las marcas chinas en el último semestre del año resultó otro punto que encendió la alarma entre las fábricas locales. Con cinco firmas ya instaladas en el país y otras tres por ingresar en 2017, se estima que intentarán liderar el segmento de los automóviles más pequeños. Mientras tanto, en el segmento de camiones el año 2016 estuvo marcado por una leve baja en el mercado de vehículos pesados con casi 17.000 matriculaciones, a diferencia de las 19.600 de 2015, lo que significa una caída interanual del 13%.