El grupo municipal del PP en Vitoria, dentro de su denominado programa de la Ruta Social, ha mantenido un encuentro con la Asociación de Empresarios de Automoción de Álava (Adeada) para tratar la creciente proliferación de talleres clandestinos, que supone un problema de competencia desleal para los profesionales del sector. Según informa el portal Noticiasdealava.com, este problema genera una reducción de “entre el 20 y 30% en el volumen de facturación anual”, denuncian desde la patronal.

Además, estos “negocios” se encuentran al margen de cumplir todas las obligaciones laborales, administrativas y fiscales, mientras que los talleres legalmente establecidos están al corriente de toda la legislativa y normativa que debe cumplir para poder llevar a cabo sus servicios al público. Tampoco existe “ningún tipo de garantía en la reparación, ni en la pieza de recambio”, ni factura en la que se justifique la reparación realizada y como medio de posible reclamación, además de que la “calidad de la reparación es mucho más baja”, con piezas de dudosa procedencia y personal sin cualificación, indican desde Adeada.

Estas prácticas de intrusismo tuvieron su reflejo en el pasado ejercicio, en el que se impusieron un total de 16 denuncias contra locales en los que se desarrollaron trabajos de reparación de manera ilegal. Se mantiene una línea similar en cuanto al número de casos detectados a lo largo del territorio, aunque sin llegar a los extremos de 2013 cuando se interpusieron un total de 24 denuncias por la existencia de talleres fuera de la legalidad.

Por otro lado, esta lucha contra el fraude se centra en encontrar esos locales ilegales: en 2013 fueron 24 los talleres detectados, mientras que en 2014 la cifra creció hasta los 28 centros fraudulentos. Ante las denuncias de los empresarios, por los problemas que generan los locales sin licencia, la formación del PP de Vitoria pide hacer desde el Ayuntamiento “más inspecciones para detectar irregularidades sobre licencias municipales y gestión de residuos”. También piden aumentar la coordinación entre todas las administraciones con presencia en Álava, además de a los cuerpos policiales en la lucha contra estos establecimientos clandestinos.

En su encuentro, los responsables de Adeada transmitieron la necesidad de contar con una “normativa municipal más estricta” a la hora de terminar con una práctica de los clientes como es la de proceder al “abandono de vehículos en los talleres por no poder afrontar la cuantía económica de la reparación”. En este sentido, exigen más rapidez para que los talleres afectados se puedan desprender del coche con mayor facilidad, sin tener que esperar a recibir el visto bueno para retirarlo del espacio que ocupan.