En el Blog Ruta 401 de Loctite tienen una nueva consulta para su experto, en este caso referente de nuevo a la soldadura, pero el seguidor busca un producto para una soldadura en frío, un proceso descubierto en la década de los 40 del siglo XX y que permite que dos superficies planas y limpias de dos metales similares se adhieran si se aplica vacío y la presión necesaria.

El usuario pregunta si es posible encontrar un producto para una soldadura en frío, que permita posteriormente taladrar y hacer rosca de nuevo sin perder todas las propiedades del trabajo hecho. Desde Loctite señalan que es necesario seguir una serie de pasos que garanticen un buen acabado y “un resultado final digno de un taller de calidad”.

En primer lugar, recomiendan es desengrasar bien las piezas antes de aplicar el adhesivo para permitir que se unan mejor y tener un buen resultado a largo plazo. Para ello, desde Ruta 401 aconsejan usar Loctite 7063, que no tiene otro efecto que el de proporcionar una superficie limpia para una buena adhesión y curado. Tras el proceso de desengrasado, se pasa al producto en sí, que en este caso podría ser Loctite 3450, un adhesivo epoxi bicomponente que cura a temperatura ambiente tras el mezclado.