La Asociación Española de la Carretera quiere hacer pública su preocupación por un presupuesto que no aborda el déficit en mantenimiento que aqueja a la red viaria. Según el último informe sobre necesidades de inversión en carreteras elaborado por la AEC (año 2015), los firmes acumulan el 94% de dicho déficit, y, pese a ello, serán los más afectados por el nuevo recorte.

¿La conservación de las carreteras es realmente una prioridad para el Gobierno? Pese a los esfuerzos del Ejecutivo por instalar esta percepción en la opinión pública y la sociedad, lo cierto es que las decisiones económicas y políticas que adopta van en sentido opuesto. Así, el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el año en curso que ha hecho público el Ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, contempla una reducción del 4,3% con respecto a 2017 en la partida destinada a conservación de carreteras y seguridad vial, pasando de 958,1 millones de euros en el ejercicio 2017, a 917 millones en 2018.

La caída afecta sobre todo a las obras de rehabilitación y conservación, que en 2017 estaban dotadas con 271 millones de euros, pasando a contar en 2018 con 61 millones menos (210).

Según los resultados del último informe sobre necesidades de inversión en conservación (2015) -una auditoría del estado de las carreteras que la Asociación Española de la Carretera realiza cada dos años-, la red viaria del país (red del estado red autonómica) acumula un déficit en mantenimiento de 6.617 millones de euros.