La flota española de vehículos en renting (alquiler a largo plazo) se redujo en el primer semestre de 2013 en un 8,4%, al quedar en 419.351 unidades, según datos de la Asociación Española de Renting (AER).

Estos datos muestran también que la facturación alcanzada por el sector en el segundo trimestre del año descendió hasta los 1.852,97 millones de euros, frente a los 2.012,03 millones facturados en el segundo cuarto de 2012, un 7,9% menos.

Ello se debe, en palabras de Agustín García, presidente de la AER, a la incertidumbre económica que aún persiste, así como a la menor actividad empresarial, que sigue retrayendo la inversión de las empresas en la renovación de sus flotas de vehículos, lo que se traduce en un parque más antiguo también en este canal y de menor tamaño.

El análisis de los datos de la AER refleja que las matriculaciones de renting se situaron en 70.460 unidades, lo que supone un 16,31% sobre el total de matriculaciones en España a 30 de junio de 2013. El importe invertido en la compra de estas unidades se sitúa en 1.277,60 millones de euros.

En cuanto a los datos específicos del canal de empresas de renting se pasó de 43.613 unidades matriculadas durante el primer semestre de 2012 a 35.541 unidades en el mismo período del presente ejercicio, lo que se traduce en un descenso del 18,51%.