Las tecnologías basadas en cámaras se están implantando cada vez más en todas las clases de vehículos. El proveedor internacional de la industria del automóvil Continental presentó por primera vez hace escasas fechas - ya avanzado en esta misma web -, en un prototipo experimental, un sistema de cámaras y monitores capaz de reemplazar los retrovisores interior y exteriores de un turismo.

 

El prototipo experimental lleva instaladas tres cámaras de la cartera de productos de Continental. Desde el punto de vista técnico, se trata de cámaras de 360° (Surround View), pero con un ángulo de apertura distinto. En lugar de los retrovisores utilizados hasta ahora, dos monitores fabricados con diodos orgánicos emisores de luz (OLED) muestran al conductor en las direcciones visuales habituales lo que sucede en el entorno trasero y lateral del vehículo.

Además de ampliar el campo visual, otras de sus ventajas son: no producen deslumbramientos, permiten reconocer el estado del tráfico mediante funciones de asistencia a la conducción, son mucho menos susceptibles de ensuciarse, descartan el riesgo de sufrir daños como los retrovisores exteriores, mejoran la visibilidad al amanecer, al atardecer y con lluvia, y reducen el consumo del vehículo y el ruido aerodinámico.

"Este sistema de cámaras y monitores elimina completamente los ángulos muertos. Además, es capaz de compensar los efectos de fenómenos ópticos indeseables como los deslumbramientos y las situaciones de escasa iluminación!, explica Alfred Eckert, jefe de Ingeniería Avanzada de la división Chassis & Safety de Continental.

Para el dirigente, eliminando los retrovisores exteriores, obtenemos además la ventaja de reducir la resistencia aerodinámica del vehículo. "Con un menor valor cx (coeficiente de resistencia aerodinámica), el consumo de combustible se reduce, así como los ruidos a altas velocidades".

Debido a que este sistema, a diferencia de los espejos, muestra el estado del tráfico de modo indirecto a través de cámaras, se evitan deslumbramientos como los ocasionados por el sol bajo o por otros vehículos con la luz de carretera.

Para lograr siempre una iluminación óptima en las imágenes mostradas en los monitores, las cámaras disponen de la función High Dynamic Range (HDR), capaz de reducir el brillo del sol sobre superficies blancas sin que se produzca sobreexposición o de mejorar la visibilidad durante el amanecer y el atardecer, entre otras cosas.

Las lentes recubiertas de las cámaras laterales son menos sensibles que los espejos convencionales y disponen de menos superficie que pueda ensuciarse, mejorando así la visibilidad hacia atrás incluso con mal tiempo. Actualmente se está desarrollando una función de limpieza para el sistema óptico de la cámara trasera.

Mediante los 'espejos' digitales presentados, Continental satisface los requisitos de las clases de espejos convencionales I y III, a la vez que supera sus funciones básicas. "En lugar de espejos mecánicos, apostamos por una interfaz integral hombre-máquina orientada al conductor que no sólo mejora la visibilidad, sino que también brinda la posibilidad de ofrecer al conductor instrucciones situacionales a través de los monitores", opina Otmar Schreiner, jefe de Investigación y Desarrollo en Interior Electronics Solutions de la división Interior de Continental.

Si las expectativas se cumplen y estos sistemas de monitores y cámaras reciben en 2016 la homologación conforme a la norma técnica internacional CEPE/ONU 46 (Reglamento n.º 46 de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas), habrá vía libre para su uso en vehículos a partir de 2018.