Lizartronics, a través de su portal web, retoma esta semana la temática de fallos comunes en los cuadros de instrumentos, centrándose en un primer momento en el del Citroën C5 para los modelos comprendidos entre 2001 y 2008.

 

El fallo principal en este tipo de cuadros es de agujas y afecta principalmente al velocímetro y cuenta revoluciones. Pueden trabarse, o directamente quedarse estáticos, en este caso al tratarse de un fallo puramente analógico.

La reparación es sencilla y se realiza en un plazo máximo de 24 horas.

1. Para identificar qué motores están defectuosos, se comprueba el cuadro de instrumentos creando un "ambiente Can". De este modo, se simula que el cuadro está montado en el vehículo, por lo que al realizar el contacto, las agujas deberían moverse.

2. Una vez identificados los motores defectuosos, se procede a quitar la tapa trasera del cuadro, para realizar la sustitución de los engranajes y partes defectuosas de cada motor.

3. Por último, se lleva a cabo la verificación del cuadro de instrumentos de Citroen C5 creando de nuevo un ambiente Can, mediante SmartCan (la tecnología propia desarrollada por el grupo Lizarte).