Estamos más que acostumbrados a hablar de seguridad en teléfonos, tablets u ordenadores, pero aún quedaba pendiente un apartado de lo más importante: el vehículo. Según recoge Forbes, una pareja de investigadores españoles ha desarrollado un pequeño dispositivo que podría abrir de par en par las puertas del vehículo a un ataque. El aparato en cuestión ha sido diseñado por Javier Vázquez-Vidal y Alberto García Illera, tendría un coste de unos 20 dólares y una vez ensamblado correctamente, requeriría menos de minutos o menos para hacer de las suyas. Dependiendo del modelo de vehículo, la herramienta permitiría manipular de manera inalámbrica las luces, hacer saltar la alarma, controlar las ventanas e incluso activar los frenos.

 

La herramienta ha sido bautizada como "CAN Hacking Tool" (o simplemente CHT) a raíz del bus Controller Area Network del que se aprovecha, y la idea es mostrarla en las conferencias Black Hat que se celebraran el mes que viene en Singapur.
Además, sus creadores esperan poder dotar al prototipo de conexión GSM, lo que permitiría controlar el automóvil casi desde cualquier lugar. El objetivo de este dispositivo no es poner las cosas fáciles a los delincuentes, sino llamar la atención de los fabricantes para protejan mucho mejor sus sistemas ya que, según indica el propio Illera, un coche es una especie de red en miniatura y "ahora mismo no llevan implementado ningún tipo de seguridad".

Vía | Engadget