El Comité Técnico de Vehículos Motorizados de la Unión Europea votó a favor de introducir un nuevo procedimiento para la medición de las emisiones de CO2 de los vehículos y el consumo de combustible de coches y furgonetas.

Elizabeta Bieńkowska, comisario de Mercado Interior e Industria, indicó que recientemente se han introducido pruebas de emisiones reales de conducción, para reducir la brecha entre emisiones de NOx medido en un laboratorio y las reales en la carretera.

“También estamos cerrando el terreno en las emisiones de CO2 y el consumo de combustible, una buena noticia tanto para el consumidor como para el medio ambiente”, apunta Miguel Arias Cañete, comisario de Acción por el Clima.

De hecho, la Comisión propondrá nuevas normas ambiciosas de CO2 para el sector del automóvil a partir de 2020, pues el procedimiento de ensayo de laboratorio actuales para medir las emisiones de CO2 y consumo de combustible de los automóviles no refleja ya las condiciones de conducción actuales o tecnologías de vehículos.