El ministerio fiscal ha solicitado penas que suman ocho años de prisión y 7.920 euros de multa para un hombre acusado de un delito de estafa y otro continuado de apropiación indebida por quedarse con dinero y piezas de automóviles del taller del concesionario en el que trabajaba, según informa el Diario de Córdoba.

Según las conclusiones provisionales del fiscal, el acusado, que ocupó la plaza de jefe de recambios de una empresa de automoción desde el 1 de abril del 2007 hasta julio del 2009, "con intención de obtener un beneficio ilícito", supuestamente "ideó una serie de apuntes contables para apoderarse de pagos y material de la empresa". Así, según el fiscal, se apoderó directamente de piezas que no abonó para uso propio y venta a terceros, que luego regularizó contablemente como "pérdidas". Asimismo, realizó compras y ventas de piezas "inexistentes". El total del perjuicio se ha estimado en más de 158.500 euros.
Por estos hechos, el ministerio fiscal solicita para el procesado cuatro años de cárcel por cada uno de los dos delitos y multas de 4.320 y 3.600 euros, respectivamente.