La Audiencia Provincial de Murcia ha desestimado el recurso presentado por un hombre contra la sentencia de un Juzgado de Instrucción de esta ciudad que le condenó al pago de una multa de 270 euros por las lesiones que causó al empleado de un taller mecánico, que se negó a entregarle una factura por la reparación de su coche, informa el periódico La Verdad.

La sentencia del Juzgado declaró probado que los hechos se produjeron en mayo de 2016, en un taller ubicado en la pedanía murciana de Beniaján, cuando el cliente pidió al empleado que le facilitara la factura. Ante la negativa de este, le propinó varios puñetazos “y lo cogió del cuello, agarrándolo fuertemente”, con lo que le produjo lesiones que tardaron en curar cuatro días.

La sentencia, ahora confirmada por la Audiencia Provincial de Murcia, incluía, asimismo, el pago de una indemnizaciones de 120 euros al perjudicado por las heridas sufridas. El acusado expuso en su recurso, que no prosperó, que la multa era desproporcionada en cuanto a su extensión y la cuota-día, fijada por el juez en seis euros.