Aneval, asociación que agrupa a la mitad del mercado del rent a car en España, atribuye el año plano (+0,2%) de las matriculaciones en el canal alquilador al efecto distorsionador provocado por la entrada en vigor del nuevo protocolo de medición de emisiones de CO2 y consumo de combustible de vehículos, denominado WLTP, en septiembre de 2018, que ha impactado en el mercado durante más de la mitad del año, así como a la incertidumbre causada por las diferentes normativas contra el cambio climático instauradas por algunas comunidades autónomas.

Las matriculaciones del pasado año estuvieron marcadas por el aprovisionamiento que tuvieron que hacer en agosto de 2018 ante la puesta en marcha del test de emisiones que provocó, según Aneval, “un inusual dinamismo” en sus compras durante los meses de verano. En aquel momento, el canal alquilador supo anticiparse a los parones que se produjeron en las plantas de fabricación de las marcas automovilísticas e incluso facilitó a los concesionarios las ventas de vehículos que no cumplían con la citada normativa de emisiones, pero ello ha tenido un impacto directo en las matriculaciones de 2019, sobre todo hasta agosto.

Otro factor que impactó en la operativa de las alquiladoras en 2019 fueron las diferentes normativas autonómicas en materia medioambiental. Tanto el cierre de la almendra central de Madrid a los vehículos más contaminantes con la obligatoriedad de llevar un distintivo físico -que cumplió un año en noviembre del 2019-, como la Ley de Cambio Climático Balear fueron protagonistas en el pasado ejercicio.

Ante el auge de estas normativas autonómicas, Aneval defiende armonizar la legislación bajo el paraguas de una normativa nacional que se diseñe teniendo en cuenta al sector. “El objetivo es evitar errores del pasado, como obligar a los vehículos a llevar una pegatina física medioambiental en lugar de establecer un sistema de control digital y automatizado”, aseguran desde la asociación.

Por otro lado, ante un año marcado por la necesidad de reducir las emisiones de CO2 y renovar el parque de vehículos por la entrada en vigor de la nueva normativa europea, Aneval recuerda que el rent a car es uno de los mayores aliados en la promoción de este tipo de movilidad sostenible, pues siete de cada diez vehículos de su flota contaminan por debajo de los 120 g/ CO2 por kilómetro.

Para el director corporativo de Aneval, José Luis Sanz, “el año 2019 ha sido plano respecto a las matriculaciones, pero movido en lo que a legislación se refiere. Por eso, vemos en 2020 el momento de apostar por una armonización de la normativa a nivel nacional que evite un mapa regulatorio un tanto confuso y a todas luces innecesario, además de defender una transición ordenada que no discrimine ningún tipo de tecnología y opte por incentivar en lugar de prohibir”.