La Policía Local de Zaragoza ha realizado 18 intervenciones contra talleres ilegales o que ejercían algún tipo de actividad de forma irregular en lo que va de año, gracias a lo que se han interpuesto 48 denuncias a sus propietarios. En la mayoría de casos se les acusa de ejercer una labor de reparación de vehículos sin la correspondiente licencia municipal, sin la autorización administrativa que concede la DGA por actividad industrial, y sin estar inscritos en el registro de gestión de residuos peligrosos, según informa el diario El Heraldo de Aragón.

A esta actuación, en manos de la Unidad de Barrios Rurales, se le unen las 35 inspecciones llevadas a cabo por la Guardia Civil en toda la provincia, en el marco de la Operación Taller II, que han destapado irregularidades en otros 15 establecimientos. En diez de estos casos se trataba de talleres oficiales que incurrían en algún tipo de actividad ilícita, mientras que los otros cinco eran locales clandestinos sin ningún tipo de licencia.

En cuanto a la provincia de Huesca, se llevaron a cabo 47 inspecciones, con un resultado de doce talleres sancionados, mientras que las 22 visitas a establecimientos en la provincia de Teruel no revelaron motivos para sancionar, de acuerdo a la misma fuente.

Durante la Operación Taller II, la Guardia Civil realizó 2.804 inspecciones, que se tradujeron en 5.473 denuncias de carácter administrativo y 128 establecimientos clausurados en todo el país. Durante la Operación Taller I, en 2004, se destaparon irregularidades en 1.180 comercios del sector en España, 42 de ellos ubicados en Aragón.

Desde la la Asociación de Talleres de Reparación de Vehículos de Zaragoza (Atarvez) aplauden la implicación de la Guardia Civil para atajar un problema que les genera importantes pérdidas económicas y de imagen. “En la mayoría de casos, estos locales trabajan con la persiana bajada, de forma clandestina, y entiendo que no se puedan destinar a los agentes para hacer guardia en la puerta hasta que la abran”, explica Armando Royo, presidente de Atarvez.

En este sentido, la asociación zaragozana es uno de los integrantes de la mesa de trabajo, creada este año por la Delegación del Gobierno en Aragón, para buscar fórmulas conjuntas en la lucha contra los talleres pirata. La última reunión tuvo lugar el pasado mes de julio, donde participaron representantes de la Guardia Civil, Policía Local y Nacional, Gobierno de Aragón (Industria y Consumo) e Inspección de Trabajo. En ella se acordó mejorar la coordinación entre los distintos actores implicados y continuar con la labor sancionadora.