Un estudio de la consultora McKinsey & Company asegura que es el momento de que las empresas de la automoción reinventen sus operaciones y acometan las transformaciones necesarias para sobrevivir en el futuro y obtener mejores resultados en la nueva movilidad.

El análisis de la consultora, recogido por Faconauto, ilustra movimientos fundamentales que deben acometer los actores de esta industria, entre ellos los concesionarios. Muchos de ellos han sido trazados gracias a paralelismos con empresas de otras industrias que han superado con éxito momentos similares como el actual.

Según McKinsey & Company, muchos negocios del automóvil pueden aprovechar esta situación para obtener una ventaja competitiva al reinventar sus estructuras y operaciones organizacionales. Cinco son los movimientos que pueden ayudar a las empresas del sector durante este proceso: enfocarse radicalmente en los canales digitales, cambiar a flujos de ingresos recurrentes, optimizar el despliegue de activos, adaptar sus presupuestos y atreverse a tomar decisiones.

En concreto, la consultora hace hincapié en la importancia de la digitalización poniendo el ejemplo de China, país que, en febrero de 2020, experimentó una disminución del 80% en las ventas generales de automóviles. Sin embargo, una empresa china de vehículos eléctricos logró aumentar sus ventas en más del 10%. La compañía ya había trabajado las ventas online: pruebas de conducción sin contacto y entregas a domicilio.

En este sentido, McKinsey & Company indica que cada vez más consumidores utilizan en este momento los canales de venta online para interactuar con empresas de todos los sectores. Según un reciente análisis de la misma consultora, el uso de canales digitales en Europa ha aumentado un 13% de media. El crecimiento de estos canales es alto para todos los países encuestados, pero el mayor impulso se ha producido en Alemania, donde las ventas online han crecido un 28% en respuesta a la crisis del Covid-19.