En el primer semestre de este año se han realizado un total de 27 inspecciones a talleres mecánicos, de las cuales han resultado clausurados cinco talleres ilegales y un desguace. Además, se ha denunciado a nueve establecimientos por diversos incumplimientos de la normativa, según los datos facilitados a Diario de Almería desde la Delegación Provincial de Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta de Andalucía.

La mayoría de las infracciones motivo de denuncia son carecer de las correspondientes licencias municipales para poder operar (7), no estar inscrito en el Registro de Establecimientos Industriales de Andalucía (6); carecer de documentación sobre informe anual (6); no estar inscrito en el Registro de Pequeño Productor (5); etiquetado defectuoso o carecer del mismo (5); abandono, vertidos o eliminación incontrolada de residuos tóxicos (3); entregas, ventas o cesiones de residuos peligrosos a un gestor no autorizado (1); además estanqueidad de depósitos (1), entre otras cuestiones.

Destaca el significativo número de informes (23) realizados a requerimiento del Servicio de Industria, dependiente de la Delegación Territorial de Hacienda, Industria y Energía, administración con la que la Junta de Andalucía colabora estrechamente para verificar la regularización de la actividad y para realizar notificaciones e informes relacionados con el cese de la actividad ilícita. Sin embargo, sólo en el año 2016 se aprecia un importante número de establecimiento denunciados, de los cuales resultaron más del 50% ilegales y con un relevante número de infracciones.

El año pasado fueron 37 las inspecciones hechas, a raíz de las cuales se clausuraron siete talleres ilegales y se interpuso denuncia a diez establecimientos. En total fueron 79 las infracciones por las que se levantó acta de sanción.

Teniendo en cuenta las estadísticas de 2017 y 2016, se refleja la tendencia del descenso de la actividad ilícita y de las inspecciones e infracciones, motivado por la regulación del sector debido, entre otros motivos, a las labores de vigilancia e inspección llevadas a cabo durante el periodo más negro que coincide además con los años de la crisis económica.

Sólo en 2016 se llevaron a cabo casi un centenar de inspecciones que dieron como resultado 27 talleres ilegales clausurados y un desguace, además de 137 infracciones denunciadas en 50 establecimientos de la provincia.