El presidente de Confemetal (Confederación Española de Organizaciones Empresariales del Metal), Javier Ferrer, ha lamentado que el Gobierno estatal "siga sin cumplir las sentencias del Tribunal Constitucional y derive dinero de la cuota de formación profesional, que supera los 1.800 millones de euros, a políticas activas de empleo. Esto provoca que las empresas nos estemos quedando sin los medios necesarios para que nuestros trabajadores puedan ser más competitivos, ya que, si queremos formarlos, se lo tenemos que pagar doblemente".

Ferrer, que realizó estas declaraciones durante su visita al Centro Integrado para la Investigación, Innovación y Formación de la Industra de Femete, en La Laguna (Tenerife), dijo estar "decepcionado" porque "hasta en seis ocasiones el Constitucional ha sentenciado que la cuota de formación profesional del 0,7% que pagamos los empresarios y los trabajadores (0,6 y 0,1) es finalista. Es decir, que debe dirigirse a formar ocupados y, excepcionalmente, a personas desempleadas, pero no a políticas activas de empleo, como todavía se continúa haciendo en contra de las mencionadas sentencias. Además, se trata de un asunto de legislación nacional y donde las comunidades autónomas no pueden introducir cambios, sino aplicar".
El dirigente empresarial insiste en que "el Ejecutivo no está atendiendo, y debería hacerlo, la filosofía marcada por el Constitucional. Mientras, en Confemetal, apostamos poco por las políticas activas de empleo porque no hay ningún empresario que contrate un trabajador simplemente por una subvención. Se contrata un trabajador cuando se necesita. Por eso, nosotros somos siempre más partidarios de evitar la subvención pública de la contratación y, sin embargo, ganar en flexibilidad interna de la empresa. Sin olvidarnos nunca, por supuesto, de que la formación es fundamental para mantener la competitividad".