La crisis y la consecuente falta de liquidez continúan siendo una enorme losa en la economía actual. Las organizaciones de consumidores, en este sentido, reconocen que el negocio del empeño de coches, habitual desde los primeros años de la coyuntura, sufre un nuevo 'boom' ante la falta de crédito de muchas pymes y particulares.

En general, el empeño de un coche consiste en su entrega a cambio de un dinero a título de préstamo, con el vehículo como garantía y previa valoración de éste. Dicha tasación se efectúa según los boletines estadísticos Ganvam de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos. Aunque todas las empresas del sector dicen que ofrecen el máximo importe, suele oscilar entre el 40-80% de dicha valoración.

Las condiciones habituales para la operación deben ser que el coche esté matriculado en España, que no tenga cargas, multas o impuestos sin abonar, y que se acredite con la documentación la propiedad del titular o de la empresa propietaria. En 24 horas el cliente dispondrá de ese dinero y el coche, si no lo realquila, quedará en depósito (en prenda) en la compañía hasta la resolución de la recompra.

Para ello, se le da un tiempo que va desde un mes hasta un año. En este periodo, corren los intereses del préstamo.

Las organizaciones de consumidores consultadas advierten de que hay que tener cuidado y hacer números porque las condiciones financieras suelen ser muy elevadas respecto a cualquier crédito bancario ordinario, según los plazos.

A veces es complicado calcular los costes financieros porque hay casos en que se marca un
porcentaje de recompra, por ejemplo un 8% o más, sobre la cantidad otorgada y además se le añaden incluso los costes del aparcamiento durante el tiempo del depósito.

Sin embargo, ante las dificultades de acceso crediticio, se trata de una emergencia económica que suele salir cara si se quiere recuperar el coche, pues es frecuente que la operación acabe en la pérdida de la prenda pignorada.

Muchos de los coches que ahora se venden de segunda mano proceden de este sistema de financiación, remarquemos.