El desafío de la digitalización del sector y el coche conectado centraron la Jornada Empresarial que cada año celebra la Asociación de Empresarios de Automoción de Guipúzcoa (Aega). El presidente y el secretario general de Aega, José Luis Arrazola y Juan Mari López Osa, respectivamente, repasaron, el pasado 8 de junio, la situación de un negocio que representa más de un 1% del PIB del territorio, recoge el Diario Vasco.

Además de reclamar “más atención y más ayudas” por parte del Gobierno Vasco, López Osa destacó que Guipúzcoa cerró 2017 con 360.514 vehículos, de los cuales 165.685 unidades tenían menos de diez años (un 43,4%), lo que supone una ratio inferior a la del conjunto de España, donde el porcentaje se queda en el 37,9%. Según afirmó, “un parque menos envejecido significa un mayor y mejor mantenimiento”.

Junto a esto, el secretario general de Aega reconoció que los vientos que imperan en el sector abocan a la automoción a un proceso evidente de concentración o, al menos, a iniciativas de colaboración que la propia Aega tiene previsto promover o facilitar. La concentración “caminará en paralelo a la especialización y la fidelización del cliente”, indicó López Osa, quien apuesta por “compartir conocimientos y maquinaria muy específica” como solución a la inversión que requiere su adquisición.

Por su parte, el presidente José Luis Arrazola alertó de los “muy reducidos márgenes” con los que se trabaja en el negocio y puso de relieve que “los fabricantes y las aseguradoras aprietan muchísimo a los concesionarios y los talleres”. “Saben que no van a ganar dinero ya con la venta del coche y lo quieren recuperar por otros lados”, denunció Arrazola, quien también constató que, como en otros sectores industriales del territorio, los asociados a Aega “tienen mucha dificultades para contratar personal formado”. Por eso abogó por la formación dual, un ámbito en el que ya se está trabajando.