El mercado de vehículos comerciales, aunque mantiene sus cifras positivas, ha ralentizado su crecimiento en los últimos meses debido a la ausencia del Plan Pima Aire. Así, en septiembre registró 7.987 unidades matriculadas, con un incremento del 24%.

A lo largo de los primeros nueve meses de 2014, el crecimiento acumulado es del 34%, para un total de 81.826 vehículos matriculados.

 

Todavía no podemos hablar de recuperación en este segmento, opinan las patronales. Los volúmenes no están ni mucho menos a la altura que debían, ya que este mercado se encuentra con niveles muy inferiores al periodo pre crisis.

Esto tiene consecuencias negativas en el parque de vehículos comerciales, ya que la antigüedad de estos vehículos supera los once años.

Sin duda, las tecnologías de un vehículo nuevo son muy superiores a la de los más viejos, aportando importantes mecanismos para mejorar de manera significativa las emisiones contaminantes y además reducir la siniestralidad con elementos de seguridad vial.

Es importante y prioritario, por ello, introducir vehículos comerciales nuevos a nuestras ciudades, para mejorar los desplazamientos de los principales usuarios de estos vehículos, que son los autónomos y pymes.