“El Plan Madrid 360 anunciado por el Ayuntamiento de Madrid va en la buena dirección, pues incluye medidas realmente eficientes para la reducción de la contaminación en la ciudad”. Así lo creen desde Ancove, a favor de esta medida, sobre todo “porque no criminaliza al automóvil, como pone de manifiesto la inclusión de medidas que afectan a otros factores que inciden también en la calidad el aire como un plan de cambio de calderas”. Según la asociación, “lanza un claro mensaje en defensa del achatarramiento de los vehículos más antiguos.

La decisión de prohibir los coches sin etiqueta de la DGT (diésel anteriores a 2006 y gasolina de antes de 2000) a partir de 2025 supone “una medida adecuada en términos medioambientales” y Ancove aplaude que el Ayuntamiento apruebe ayudas para los particulares por valor de 200 millones de euros (25 millones por año), para sustituir los vehículos sin etiqueta por unidades con distintivos Cero, Eco y C.

Sin embargo, la asociación muestra sus dudas sobre si las ayudas se limitarán a la compra de vehículos nuevos o también incluirán unidades de segunda mano siempre con etiqueta Cero, Eco y C. Ancove recuerda que los coches más antiguos están en poder de conductores menos pudientes que, por lo general, no pueden acceder a la compra de un coche nuevo, ni siquiera estando subvencionados.