El sector de la reparación y mantenimiento de vehículos registró durante el pasado curso un descenso en sus ventas de casi un 7%, según el balance hecho público por Conepa, la Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción.

Los datos de la federación revelan un año muy regular en cuanto a la caída media de la actividad. De hecho, la cifra final coincide con la relativa a los seis primeros meses del año, adelantada a comienzos del mes de julio. En este sentido, marzo se situó como el peor mes del año.

Llama la atención también el mal comportamiento de la demanda en los meses estivales, tradicionalmente por encima de la media, y una ralentización en el descenso de la misma en el último trimestre, incluido diciembre, que en otros ejercicios destacaba entre los peores meses y que en 2013 registró una caída inferior a la media mensual.

Únicamente los talleres especialistas en vehículo industrial, respecto a especialidades, y las empresas situadas en Cataluña, si hablamos de zonas territoriales, apuntan una sensible mejora en cuanto a afluencia de clientes a lo largo del segundo semestre. En el resto de España, las asociaciones de Conepa aprecian más una ligera tendencia a la estabilización que atisbos de recuperación real.

La electromecánica continúa destacando como la especialidad que mejor soporta la crisis, pues el número de operaciones cae por debajo de la media (2%), aunque el importe de las facturas se reduce por encima del 8%.

Por su parte, la mecánica rápida y los neumáticos, sectores especialmente castigados en 2011 y 2012, se sitúan en la media de caída de facturación, mientras que los talleres de carrocería acusan duramente el descenso de la siniestralidad y del número de pólizas de todo riesgo en el mercado y ven crecer su preocupación por las presiones de las compañías de seguros para abaratar sus costes de reparación.

Conepa calcula que unas 2.000 empresas han cerrado o cambiado su titularidad durante 2013 y recuerda que, desde el inicio de la crisis, la reparación y mantenimiento de vehículos ha perdido en torno a 6.000 empresas y casi 14.000 empleados.

La cifra total de talleres ha bajado en algo menos de 3.000 instalaciones, puesto que otros tantos emprendedores se han incorporado como empresarios al sector. El sector, apunta la federación, ocupa a algo más de 140.000 profesionales.

Estos datos vuelven a poner de manifiesto el esfuerzo de las empresas del sector para mantener el empleo: frente a la reducción acumulada del 23% en la actividad desde el inicio de la crisis, la caída en el número de trabajadores se estima, por parte de Conepa, en el 12%, tomando como referencia el comienzo de 2008.