El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas publicó el pasado 30 de diciembre el tan esperado Real Decreto 1042/2013, en el que se aprueba el Reglamento del Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero.

Este Real Decreto supone el desarrollo reglamentario de la Ley 16/2013 que, en su artículo 5, establece un nuevo impuesto sobre los mismos desde el 1 de enero de 2014.

En este sentido, define a los talleres como consumidores finales, convirtiéndoles en meros transmisores del impuesto.

Así pues, cuando compren el Gas 134a, destinado a la carga del aire acondicionado, se les cobrará un impuesto que agregarán al cliente final en la factura. Ésta será la única obligación que tenga el taller en el ámbito de aplicación de dicho Real Decreto.

La información que deberán reflejar los talleres en la factura emitida al cliente final será la siguiente:

-      Cantidad utilizada en la carga expresada en kilogramos.

-      Epígrafe correspondiente, según normativa al Gas 134ª.

-      Importe del Impuesto soportado (durante 2014 será de 8.58 euros/kg.

Conepa expuso que su Área de Medio Ambiente estudiará en los próximos días en mayor profundidad algunos aspectos relevantes del texto y su posible aplicación a nuestro sector.