Mercedes no podrá matricular ningún vehículo en Francia de las Clase A, B y CLA hasta que el Gobierno francés obtenga directrices claras de la Comisión Europea, después de que el fabricante se haya negado a cambiar su líquido anticongelante, como exige Bruselas, y mantenga el R-134a.

"La matriculación de vehículos Daimler/Mercedes clase A, B,y CLA seguirá estando prohibida en Francia hasta que la firma no se adapte a la reglamentación europea en vigor", han indicado en un comunicado los ministerios franceses de Ecología y Transporte. Los líquidos anticongelantes que utilizan los vehículos contribuyen al efecto invernadero, recordó el Gobierno francés, motivo por el que la Unión Europea (UE) ha impuesto a los constructores nuevos fluidos más fiables, como el R-1234yf, que ya equipan muchos vehículos.
"Daimler/Mercedes ha decidido no adaptarse a esas exigencias. La CE, alertada por Francia, recordó dicha reglamentación a la firma alemana y lanzó un análisis jurídico de los pasos dados por Daimler para esquivar esa reglamentación, vigente desde el pasado 1 de enero". La Unión Europea prohibió la utilización del gas todavía empleado por Mercedes en los 28 países miembros en enero de 2013. Sin embargo, tras un periodo de pruebas y test, la marca de la estrella concluyó que el nuevo gas en determinadas circunstancias podría ser motivo de incendio, por lo que solicitó una moratoria para poder seguir utilizando el gas R134a (el ahora prohibido) en sus nuevos modelos durante seis meses más. Francia, siguiendo la legalidad vigente en la Unión, dictaminó a principios de julio un bloqueo temporal a la matriculación de los vehículos fabricados después del 12 de junio de 2013 por la empresa alemana, después de que las autoridades germanas hubiesen concedido ya una extensión de los citados seis meses a Mercedes-Benz. Este bloqueo ahora se ha traducido en suspensión temporal de las matriculaciones.
La firma cifra entre 1.000 y 1.500 vehículos, los que estarían bloqueados sin poder matricular y los dirigentes de la marca de la estrella han mostrado su deseo de trabajar junto con la Unión Europea para tratar de encontrar una solución. Mientras tanto, en España se siguen comercializando los modelos afectados (A, B y CLA) sin problemas.